jueves, 29 de diciembre de 2016

Entrevista en Un libro y té

img-20161217-wa0015
En Plaza de España (Madrid) con Loles y Anthea

Cuando te llega un correo cuyo asunto es "Problemas técnicos jajaja" nunca te imaginas que detrás del mismo se esconde una persona tan bonita. Bueno, pues así me sucedió a mí. Loles, mi amiga y autora de aquel mensaje, es la chica adorable que se encuentra detrás del blog literario Un libro y té. Aprovecho ahora para recomendarlo, puesto que sus reseñas y otras publicaciones en relación con el fantástico mundo de la literatura me engancharon desde el primer día. Además, ahora mismo está de celebración pues hace poco superó los 600 seguidores. ¡FELICIDADES!

Y precisamente de su blog quería hablar hoy.

Cuando me ofreció la posibilidad de hacerme una entrevista me puse muy contenta. Responder a las preguntas no solo fue especial por lo que significa, sino también por quién es la autora de la misma. La podéis leer aquí. Y lo único que puedo hacer al respecto es dar las gracias por esta acogida tan bonita y emotiva, tanto a mí como a El presagio de Horus.

Como veis en la fotografía, pude conocerla en persona este mismo mes. Tanto ella como Anthea, del blog El Escondite de Anthea, vinieron a Madrid. No podía perderme la oportunidad de quedar con ellas. Y, además de la gran experiencia que supuso este encuentro (una prueba más de que la Navidad une a las personas), nos llevamos también una anécdota que ella misma cuenta en la entrada que enlacé en el párrafo anterior. Por mi parte, también traje conmigo a casa un regalito adelantado: haber pasado la tarde con estas dos personitas increíbles.

Seguramente esta sea la última publicación de este 2016, así que solo me queda desearos a todos una feliz salida de año y una mejor entrada del siguiente. ¡Gracias por estar ahí!


¡FELIZ NAVIDAD!

lunes, 19 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad!

img_20161219_215730

Aún quedan cinco días para Nochebuena pero quería aprovechar y desearos una Feliz Navidad a todos, y en especial a quienes sacáis un ratito para pasaros por aquí o por cualquiera de las redes sociales en las que podéis encontrarme. Estas fechas especiales son las que más me gustan del año. Las luces parecen brillar un poco más al saber que os encontráis detrás de la pantalla. Y algunos incluso más cerca.

Dentro de unos días publicaré una entrada muy especial. Mientras tanto, recordad que podéis pedirle a Papá Noel El presagio de Horus aquí. Regalar libros equivale a regalar sueños.


¡FELIZ NAVIDAD!

viernes, 2 de diciembre de 2016

Bienvenido diciembre

8e72dcaf99302e20ad90524d782cb943

Hacía casi un mes desde mi última publicación. Demasiado. Los exámenes y trabajos de la universidad absorbían casi todo mi tiempo. Decidí que, para publicar algo deprisa y corriendo, mejor dejar pasar los días en blanco. Y eso he hecho.

El mes que entra, diciembre, también será bastante ocupado. No solo me refiero al resto de tareas de clase, que también, sino a otro tipo de eventos. El primero de ellos, el viaje del que disfrutaré del cinco al doce de este mes. Una ruta en coche subiendo a Francia con destino a Bélgica y pasando por Luxemburgo a la vuelta. Ahí es nada. El motivo es un evento benéfico en relación con la Segunda Guerra Mundial que llevo esperando desde abril. ¡Decir que tengo ganas es poco! Después de tantos meses esperando, parece mentira que ya esté aquí, a la vuelta de la esquina.

Por otro lado, el sábado 17 de diciembre tengo planes en Madrid con Loles, del blog Un libro y té. Ya van unos cuantos meses desde que la conocí y estoy deseando estar con ella en persona. Estoy segura de que va a ser un día estupendo. ¡Hacerse fotos es obligatorio!

img_20161123_142907¿Qué más? El mes pasado participé en un intercambio con Deborah Heredia. Ella se llevó mi libro El presagio de Horus y yo me llevé el suyo El Recodo de las Hadas. En cuanto acabe la novela que tengo entre manos, Alto Riesgo de Ken Follett, es el turno de esta nueva adquisición. Para empezar, la portada del libro es preciosa y ya solo eso me anima muchísimo a perderme entre esas páginas de fantasía. Aquí la podéis ver junto a uno de mis incontables peluches. Hice la foto con la bonita cinta con la que Deborah lo envolvió. Detalles bien cuidados. ¡Me encanta!

Y, a continuación, el unboxing del El presagio de Horus en cuanto lo recibió. ¡No se puede ser más maja! Porque yo no me he decidido aún a hacer vídeos (me lo estoy pensando), si no desde luego que le habría dedicado a El Recodo de las Hadas el que se merece. Sin embargo, cuando me lea el libro tengo pensado dejar mi opinión por aquí y, además, otras sorpresas. Me apetece mucho, la verdad.



Antes de acabar quería comentar algo. No hablaré de ello de un modo explícito, ya que las cosas se están moldeando, pero sí decir que hay un par de cosillas por ahí en marcha. ¿Sabéis esa sensación de no querer dar más detalles hasta que prácticamente lo tengas entre las manos para evitar gafar el asunto en cuestión? ¡Pues me siento justo así! De una, si todo sale bien, habrá noticias a lo largo de este mes y la otra empezará a tener difusión para enero. En realidad me cuesta mucho no decir ahora de qué se trata, pero tiempo al tiempo. ¡Merecerá la pena!

¡Que tengáis un magnífico fin de semana!

domingo, 6 de noviembre de 2016

Presentación "Solo quiero que me beses" (Patricia Bermejo)

asdf
Imagen: Librería Bravo

¿Os acordáis de aquella entrada que contenía una entrevista a Patricia Bermejo y una reseña de su libro Solo quiero que me beses? Pues bien, ayer estuve en la presentación. Tuvo lugar en un lugar muy coqueto de Fuenlabrada: la Librería Bravo. Como ya me había leído el libro, esta charla entrañable hizo que me zambullera de nuevo en la historia de Simón y Julia.



gh
Marisa Rubio y Patricia Bermejo





La presentación estuvo a cargo de Marisa Rubio, también escritora, y he de decir que supo llevarla por una línea que nos mantuvo a todos atentos.

No solo trataron el argumento de Solo quiero que me beses, sino que también se habló del marco histórico, cultural, social y político de los años ochenta del siglo veinte. Para mí, que nací precisamente a finales de esta década, me resultó muy interesante conocer de primera mano algo más acerca del Alcalá de Henares de aquella época. La época de Julia y Simón.

Fue una exposición de ideas muy amena. Temas como la problemática del embarazo adolescente y el consecuente repudio familiar, el maltrato hacia la mujer y la normalidad con la que se afrontaba por aquel entonces, la seguridad con la que los niños jugaban en la calle, la pureza de la infancia en contraposición a las dudosas intenciones de los adultos... A pesar de que en la actualidad se han hecho avances en cuanto a estos temas, es evidente que nuestra sociedad tiene que trabajar mucho todavía para mejorar. Si leéis esta novela, podéis encontrar que en los años ochenta todo esto estaba a la orden del día.

img_20161105_130428
La autora nos señalaba una de las
fotografías de su repertorio personal
Patricia tuvo el detalle de, además de enseñarnos el Booktrailer, mostrarnos una presentación que recogía fotografías antiguas de la ciudad que le da vida a la historia. La casa de Miguel de Cervantes tal y como se podía observar en aquellos años, los edificios a medio construir en un Alcalá de Henares donde predominaba el campo, las calles del pasado, cómo eran los niños que por ellas paseaban...  Creo que fue un gran acierto. La imaginación es una potente herramienta para bosquejar los escenarios de una narración, pero una base de imágenes puede ayudarnos mucho en esta tarea.

Cuando el evento ya estaba finalizando, hubo más sorpresas. Patricia preparó un sorteo de dos ejemplares de una de sus obras que verá la luz en los próximos meses. No fui una de las afortunadas pero me habría gustado mucho. ¡Fue un detallazo! Estaré atenta a sus próximas novedades, como estoy segura que harán el resto de presentes.

aer
Una bonita imagen que plasma el ambiente familiar y agradable que tuvo lugar a lo largo de toda la presentación

No conocía la Librería Bravo y me llevé una muy grata impresión. Un local fabuloso, perfecto para que uno se deje perder entre sus libros y su acogedor ambiente literario. Manuela, la dueña, derrochaba amabilidad. Imposible no nombrarla. Desde aquí, recomiendo encarecidamente este lugar.

img_20161105_133302

En cuanto a Patricia, ¿qué puedo decir? Además de una gran escritora, es una mujer muy cercana. Es difícil no contagiarse de su simpatía. Muy atenta a los demás durante todo el tiempo que duró la presentación. En mi caso, desde que entré por la puerta hasta que por ella salí.

Recordad que si queréis saber más acerca de su obra, podéis visitar mi anterior entrada, donde hice un pequeño análisis de la misma (el enlace, al principio de esta misma publicación).

Y antes de despedirme, decir que toda esta gran experiencia y baño de encanto no es lo único fantástico que me llevé de la Librería Bravo. Pero de eso, lectores, ya hablaré otro día...

¡Feliz domingo!

lunes, 31 de octubre de 2016

Book Tag: ¡Halloween Literario!

¿Halloween? ¿Book Tag? ¡No se me ocurre una entrada más adecuada para hoy! Tengo que darle gracias infinitas a Cris, del blog Un libro para ser feliz. Y además es doblemente especial porque es mi primera nominación a un Book Tag. He de decir que este tipo de cosas me encantan, porque me permite saber uno poco más acerca de quienes se encuentran detrás de otros blogs y además puedo dar a conocer algunos de mis gustos. En Un libro para ser feliz podréis ver que esta idea se hizo gracias al club "Obsesión Conjunta", y estas imágenes tan apropiadas fueron obra de Isabel. Enlazaré cada una de ellas con el blog que la propuso. ¡Vamos allá!


boogeyman 
Propuesta por: Yo leí un libro

lestat_de_lioncourt_by_shinobinaku-d303vks
Imagen: Shinobinaku
 ¡Empezamos fuerte! Se me ocurrían varios, pero al final me decanté por Lestat de Lioncourt, mi personaje favorito de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice. Da la casualidad que también es mi favorito de la literatura, en general. Por su carisma, descaro, insolencia, tendencia a ser imprevisible, fuerte personalidad, originalidad, lado vulnerable (sí, lo tiene)... Además, su historia es tan intensa, llena de matices, sentimiento...
La razón por la que le secuestraría, en el caso de que al final fuera capaz de hacerlo, sería porque es un vampiro (¿he dicho ya lo que me encantan estas historias?). Y dentro del mundo que creó Rice, es el vampiro. Tiene que ser él. Creo que terminaríamos llegando a un acuerdo en el que me otorgaría su don... ¡Es bonito imaginarlo! Haría tantas y tantas cosas con mi nueva condición de criatura de la noche...

He decidido elegir un fanart de Lestat para incluir aquí, pese a que Tom Cruise (Entrevista con el Vampiro) y Stuart Townsend (La Reina de los Condenados) le han dado vida en el cine. No voy a entrar en un debate acerca de estas caracterizaciones, me alargaría demasiado. Solo diré que en ocasiones un fanart puede llegar a recoger mejor la esencia de un personaje literario que ha sido interpretado para la  gran pantalla. Creo que esta es una de esas veces.



carrie 
Propuesta por: Cada libro una ilusión


434469245333446595afe3759f1523cd
Imagen: HitoFanart
¿Es poco original si elijo a Harry Potter? No es que me importe demasiado, porque lo voy a hacer igual. No cabe duda del poder mágico que encierra este personaje, que termina siendo una eminencia en Hogwarts y más allá. A pesar de que Harry me inspira gran simpatía, no es mi personaje favorito. Aun así mantengo mi elección. Al fin y al cabo todos los tomos de la saga llevan su nombre, ¿no?
Además del poder intrínseco del chico por ser mago, también cuenta con el que le regaló su madre en la que fue posiblemente la acción más importante de su vida. Es verdad que los libros y las películas llevan ya mucho tiempo con nosotros, pero no quiero hablar más de la cuenta. No querría hacer spoiler a algún fan que todavía no sabe que es fan.
Pero no. Tampoco le escogí por este detalle. Sumado a todo lo anterior, guarda un poder personal. Me acompañó en mi infancia, me acompañó en mi adolescencia y, en fin, me seguirá acompañando toda la vida. ¿Hay algo más especial que eso?



doriangray 
Propuesta por: El cuervo de alas rotas

9788490627273Es el turno de Heridas Abiertas, de Gillian Flynn.
Sinopsis: Recién salida de una breve estancia en un hospital psiquiátrico, Camille Preaker se dirige a su ciudad natal a cubrir una serie de asesinatos para el periódico donde trabaja. Por primera vez en once años, la reportera de sucesos regresa a la inmensa mansión en la que creció, donde se tendrá que enfrentar a los recuerdos de su hermana, que murió siendo una adolescente. Pero lo que más perturba a Camille es la presencia de su madre, una mujer fría y manipuladora que despierta la admiración de sus vecinos y que vive obsesionada con su salud y la de los suyos. Con la policía local abrumada por los hechos, Camille llevará a cabo su propia investigación, a pesar de las rígidas normas sociales de un pequeño pueblo de la América profunda, que se vuelve cada día más hostil con aquellos que abandonaron su seno.

Flynn ya me enamoró con Perdida. Y si esa es una  sublime novela psicológica de misterio, esta no se queda atrás. Durante toda la lectura te invita a sacar tus propias conclusiones según se van desarrollando los hechos y con todo lo que Camille va averiguando. Vas elaborando una lista mental de sospechosos donde vas descartando y añadiendo con el transcurso de las páginas. Varias veces me pasó que, cuando creía que lo tenía, resulta que vuelve a dar un giro. Y otro. Y otro. Así hasta el desenlace. Devoré el libro.



dracula 
Propuesta por: Obsesión por la lectura

41rpzcammhl

Me parece muy adecuado incluir Band of Brothers, de Stephen Ambrose, aquí. Se hizo más conocido gracias a la serie que en inglés lleva el mismo nombre y que en español tradujeron como "Hermanos de Sangre". Tengo muchísimas razones por las que este libro es muy valioso para mí, pero voy a ceñirme al tema del Book Tag.

Cuenta la historia de la Compañía Easy, una unidad de élite de paracaidistas del ejército estadounidense que hizo una labor muy importante durante la Segunda Guerra Mundial en Europa. El género histórico es uno de mis favoritos per se, pero es que este libro narra lo que ocurrió de verdad, basado en testimonios reales. He decidido incluirlo aquí porque, por desgracia y como en todas las guerras, el derramamiento de sangre fue demasiado. Siempre es demasiado.






ghostface 
Propuesta por: Believe in yourself

tumblr_nhb6rlwbhs1s1m5p9o1_500
Imagen: 66.media
Mmmm... Que recuerde, nunca me había planteado la respuesta a esta pregunta. Así que voy a responderla aprovechando lo que actualmente conforma mi lectura: la saga Divergente. Y como personaje, Tris Prior. Además del nombre, comparto con ella otras muchas cosas: ciertas formas de pensar, ciertos valores, ciertos puntos de vista...
Que el otro personaje principal sea Cuatro no tiene nada que ver. Es verdad que también diferimos en varios aspectos, como es lógico, pero eso también me habría ocurrido con cualquier otro personaje que hubiese escogido.

Sin embargo, si hay algo que no me gustaría compartir con ella son las circunstancias familiares que la rodean. Una vez más no quiero destripar nada, pero son duras. Pero tengo que puntualizar algo. Como ya dije en una entrada anterior, en gran medida una persona es lo que es por las condiciones y experiencias que la han rodeado a lo largo de su vida. Si Tris no hubiera experimentado todo cuanto acontece a su alrededor, ¿sería la misma? No lo creo. Sería parecida, porque la herencia también tiene algo que decir, pero no igual. Son precisamente estas vivencias las que moldean nuestra base. Y sin ellas, Tris no sería Tris...





it 

ebook-que-la-muerte-te-acompane-risto-mejide
No es muy agradable que un libro tenga que ocupar este lugar, pero bueno. Es Que la muerte te acompañe, de Risto Mejide.
Sinopsis: Así empiezan realmente casi todas las historias de amor. Y así suelen permanecer, con suerte, durante mucho tiempo. De hecho, la mayoría de relaciones se acaban precisamente cuando chico conoce a chica, o viceversa. Esta es la historia de Toscano y Paula, dos almas gemelas que no se conocen de mucho, pero que se intuyen demasiado. Toscano muere y descubre que, para entrar en el cielo, poco importa lo que hizo en vida, sino más bien cómo lo vende. Paula, una víctima más del despecho y el desengaño, empieza a creer que el hombre de sus sueños se encuentra detrás de muchas primeras citas, siempre y cuando les regale un final feliz. Entre ellos, la única barrera que —dicen— es insalvable (morirse), el único fin que justifica todos los medios (quererse) y un individuo llamado Max.
No lo odio, vamos a ver, pero me decepcionó mucho. Me había llamado la atención, al ser de este hombre pensé que me encontraría con algo interesante. Y puede ser interesante para otras personas, pero no para mí. Lo cierto es que la historia empieza bien, diferente, curiosa y original, y al principio me estaba resultando atrayente. Pero, no sé por qué, según avanzaba me iba costando cada vez más mantener el interés. Me había hecho a la idea de una trama y luego me encontré con otra cosa. En general, los giros inesperados me son muy gratos, pero no ocurrió aquí. Todo lo contrario.
Lo terminé de leer porque no me gusta dejar los libros a medias, pero lo hice casi obligada. Y por pena. Mi chico me lo había regalado porque sabía que lo quería y me parecía injusto que se hubiera gastado el dinero para que luego yo no lo acabase.
En fin, supongo que si no lo hubiera leído, no sabría que en realidad podría haber escogido otro título para que formara parte de mi colección.



frankenstein 
Propuesta por: Un libro para ser feliz

en-el-tiempo-de-las-hoguerasPor último, elijo En el tiempo de las hogueras, de Jeanne Kalogridis.

Sinopsis: En Francia, en el siglo XIV, reinan la peste, las plagas y la Inquisición. De brujas y santas son catalogadas las mujeres que obedecen al Demonio o a Dios respectivamente. En Carcasonne, la abadesa Marie Françoise está a punto de ser ajusticiada, acusada de brujería. Pero, al desgranar su confesión, el monje escriba queda profundamente impresionado por su relato mágico que, lejos de condenar a esta mujer, la convierte en santa.

No es que tuviese mala pinta, en realidad. Creo que este es el típico libro que aparece en casa porque alguien de tu familia lo ha comprado para tenerlo, probablemente porque era una oferta, pero que nunca nadie lo ha leído. Tampoco me gustan los libros abandonados, así que lo hice mío. Cuando lo empecé fue porque se me había terminado la lista de libros pendientes, por tener algo que leer en el metro.

La historia me fue enganchando cada vez más. Era muy fácil introducirse en la Edad Media, perderse en los bosques, monasterios, prisiones, pueblos y demás escenarios. Era muy sencillo materializarse en un mundo donde la ejecución de mujeres no convencionales, llamadas brujas para tener una excusa, estaba a la orden del día. Donde la línea que separaba lo sagrado de lo profano era muy fina. Donde el fuerte dogmatismo impedía ver que la espiritualidad puede ir más allá de la religión.



¿Quiénes son mis nominados?
Y si alguien más quiere hacerlo, ¡adelante! Eso sí, dejadme un comentario con enlace a vuestro blog. ¡Me hace ilusión ver vuestras respuestas!


¿Cuáles son las normas?
  • Agradecer a la persona que te ha nominado y nombrarla con el link de su blog.
  • Nominar a cuatro personas a hacer este Tag.
  • Comer chucherías...


¿TRUCO O TRATO? ¡¡FELIZ HALLOWEEN!!

domingo, 23 de octubre de 2016

¿Qué es una hermana?

58f788ba-2d98-46a9-ad5f-ce519ee796e5
Imagen: heathertheurer.com

Si consultamos el diccionario de la Real Academia Española, una hermana es la que tiene en común con otra el mismo padre y la misma madre, o solo uno de ellos.

Discrepo. La biología es inexacta. No puede explicar lo que existe más allá de los lazos genéticos. Más allá de la sangre. Porque una hermana es aquella persona...

... que sientes siempre contigo, se encuentre en otro país o a tu lado en el sofá.

... con la que puedes contar ante los problemas, ya sean las doce de la mañana o las doce de la noche.

... que no te juzga.

... que te comprende y te apoya en las situaciones difíciles.

... que te llama por teléfono solamente para reírse y después colgar.

... con la que puedes fangirlear de casi cualquier cosa.

... con la que discutes y al poco tiempo ya vuelves a las tonterías.

... a la que puedes enseñar y con la que puedes aprender.

... para la que guardas un sitio especial en tu corazón.

... con la que puedes reírte hasta que te duela la tripa por la estupidez más absurda, aunque los demás no entiendan qué es lo que está ocurriendo.

... con la que puedes intercambiar ropa, e incluso quedártela por un tiempo.

... con la que puedes sacarte cien selfies, noventa y siete de ellos poniendo gestos ridículos.

... con la que puedes hablar tanto de temas banales como serios, y en cualquiera de los casos saldrán a relucir de los mejores consejos que te pueden dar.

... por la que darías todo cuanto esté en tu mano; y si no lo está, lucharías por conseguirlo.

... con la que te ríes histérica en una atracción vertiginosa, en lugar de gritar.

... con la que compartes juegos de pequeñas y confidencias de mayores.

... a la que quieres incondicionalmente.

Tu chimenea en invierno, tu brisa en verano. Tu trébol de cuatro hojas, tu polvo de hadas. Tu rosa de los vientos, tu ángel de la guarda. Tu estrella polar. Una hermana es, en definitiva, una extensión de tu alma.



Beatriz G. López

sábado, 15 de octubre de 2016

Mis resultados en Pottermore

No es un secreto que me encanta el mundo que creó J. K. Rowling, marco de la historia de Harry Potter. Así que, como no podía ser de otro modo, hace unas semanas me registré en la página Pottermore e hice los test que están disponibles una vez creas tu perfil. No pude resistirme. La página está en inglés y se comprende muy bien. Lo que obtuve... Bueno, digamos que estoy muy satisfecha :P. Son varios los blogs que he visto que han compartido sus resultados, y me he dicho ¿por qué no?

MI CASA EN HOGWARTS

banner-sly


slytherin-escRasgos y valoresLos Slytherins tienden a ser ambiciosos, astutos, perspicaces, líderes fuertes y orientados hacia los logros. También tienen muy desarrollado el instinto de supervivencia. Suelen dudar antes de actuar, con el fin de sopesar todos los posibles resultados antes de decidir exactamente lo que se debe hacerse. De acuerdo con Albus Dumbledore, las cualidades que Salazar valoraba en sus estudiantes incluían la inteligencia, el ingenio, la determinación y "un cierto desprecio por las reglas".

No voy a decir que no me lo esperaba. Slytherin es la casa que siempre me ha atraído y la que siempre me ha tocado en los diversos cuestionarios que he hecho desde que tengo uso de razón. Me gusta pensar que, si fuese estudiante en Hogwarts, vestiría el verde y plata. Su símbolo, la serpiente, no en vano forma la composición de uno de mis tatuajes.


MI VARITA

varita

Madera de sicómoro con núcleo de pelo de unicornio, 25 cm de longitud y con una flexibilidad sorprendentemente silbante
2486382_e9075f4cEl sicómoro crea una varita impaciente por nuevas experiencias, que pierde brillo si se utiliza para actividades vulgares. Como peculiaridad, se pueden quemar si "se aburren", y muchos magos y brujas de la Edad Media se desconcertaron al encontrar sus fieles varitas estallando en llamas en sus manos cuando le pedían, una vez más, que les trajeran sus zapatillas. Como puede deducirse, el propietario ideal de esta varita es curioso, enérgico y aventurero. Cuando se empareja con un dueño así, demuestra una capacidad de aprendizaje y adaptación que le hace tomar el lugar que le corresponde entre las maderas para varitas más preciadas del mundo.

Vaya, esto sí me impresionó. Y es que hacer las mismas tareas una y otra vez, caer en una rutina aburrida no va conmigo. Siempre necesito tener entre manos cosas diferentes, probar lo inédito, buscar nuevas tareas que supongan un desafío y se ajusten a lo que quiero ser y hacer en la vida. Necesito frescura, detesto el estancamiento. La imaginación y la creatividad son fundamentales para mí. Quizás por eso me gusta tanto crear, inventar. Parece que estamos hecha la una para la otra.

unicorn
Imagen: animal-jewelry
El pelo de unicornio generalmente produce la magia más consistente y está menos sujeta a fluctuaciones y bloqueos. Las varitas con núcleo de unicornio son generalmente las más difíciles de convertirse a las Artes Oscuras. Son las más fieles de la varitas y en general están fuertemente ligadas a su primer propietario, con independencia de que él o ella sea un mago o bruja experto. Las desventajas del pelo de unicornio es que no hacen las varitas más poderosas (aunque la madera puede compensar) y son propensas a la melancolía si son maltratadas, por lo que el pelo puede "morir" y tener que ser reemplazado.

Me ha llamado la atención la falta de propensión de esta varita a las inclinaciones oscuras. Creo que puede ser una buena manera de desmontar los mitos que enlazan a Slytherin con la magia negra. Supongo que la varita, al elegirme, confiaría en que esas no serían mis inclinaciones. Es fantástico que la falta de fuerza del cabello de unicornio sea compensada con creces por las características que el sicómoro le proporciona. Y, por supuesto, es curiosa la última parte: se desvincula ante el daño. Me gusta esta varita.

3819075931_ac2734c16d_bLa mayoría de las varitas se encuentran en un rango entre 23 (9 pulgadas) y 35 (14 pulgadas) centímetros. Las varitas muy cortas (menos de 20 cm -8 pulgadas) y muy largas (más de 38 cm -15 pulgadas) son excepcionalmente raras. Una peculiaridad física es la que determina la longitud de la varita. Sin embargo, las varitas anormalmente cortas suelen seleccionar a aquellos a lo que les falta algo en su carácter, y no porque son físicamente bajos (muchas de las brujas y magos bajitos son elegidos por varitas largas).

Teniendo en cuenta que mi varita entra dentro del rango normal, tal vez no tendría de qué preocuparme. Sin embargo, el límite más bajo se encuentra en ocho pulgadas y mi varita alcanza las nueve y tres cuartos. Está muy cerca de ser considerada anormalmente corta. ¿Que si falta algo dentro de mí? Muy probable, me hago una idea de lo que puede ser. Obviando esto, no me pasa desapercibida la cifra: nueve y tres cuartos...

resiliencia-arte-superar-adversidades_ediima20160302_0208_1La flexibilidad o rigidez denota el grado de adaptación y complacencia al cambio que tiene la varita (y su dueño). De nuevo, este factor debería no ser considerado independiente de la madera, el núcleo y la longitud de la varita, ni de la vida, experiencias y estilo de magia del propietario. Esta combinación hace a la varita en cuestión única.

No sé interpretar muy bien la característica de mi varita: flexibilidad silbante. ¿Me gusta lo nuevo? Sí. ¿Me gustan los cambios? No tanto. Sobre todo los que me son impuestos. Tal vez ese silbido esté relacionado con el chirriar que noto cuando mis planes se ven afectados por acontecimientos inesperados. Sin embargo, si la varita se muestra flexible supongo que tiene que ver con que al menos cuento con cierto grado de resiliencia.


MI PATRONUS

p-leopardess

mi-patronus-leopardesa
¿Qué se dice de los leopardos?
Dominantes, a veces agresivos pero elegantes, muy astutos e inteligentes, juiciosos, ágiles, normalmente solitarios y fuertes.

Estoy contenta con mi patronus. Quiero decir, sus características me suenan demasiado a las referencias acerca de los pertenecientes a la casa Slytherin. ¿Casualidad? Mmmm... Y he de destacar el hecho de que sea "leopardesa" y no "leopardo". Un detalle de lo más interesante. Al igual que lo es que los felinos sean una de las categorías de animales que más me llaman la atención.


¿Y vosotros? ¿Conocíais la página? ¿Cuáles son vuestros resultados?
¡Buen fin de semana!

lunes, 10 de octubre de 2016

Introducción - "El presagio de Horus"

080908-comet-02
Hielo. Rocas. Polvo. Miles y miles de kilómetros recorridos en apenas un segundo. En el desamparo del adusto, sombrío y sempiterno espacio, el fulgor de un cuerpo celeste se derramaba sobre su elegante y luenga cola, extendida por el cosmos como el trazo cegador del pincel de una deidad superior. 
Tras siete años recorriendo la elipse de su órbita, por fin volvía a aproximarse al calor de la estrella en torno a la cual giraba su inerte vida. Se acercaba a su sol. La colosal esfera candente recibiría al cometa para más adelante despedirlo entre lenguas de fuego. Pero no todavía. Ahora estaba regresando, como cada siete años. 
El ingenuo cometa era, sin embargo, ignorante de que no era el único que volvía cada séptimo año. Las fronteras del Sistema Solar serían ultrajadas. Otra vez.

domingo, 2 de octubre de 2016

Fuera de combate

     La ovación era atronadora y habría castigado sus tímpanos si no fuese porque ya estaba acostumbrado. Había perdido la cuenta del número de veces que aquel público salvaje rugía ante la brutalidad. Exigían sangre.
     —¡Bloody Wyatt vuelve a ser el ganador!
     La mirada de Dennis se perdía por algún punto del cuadrilátero mientras el estirado presentador le alzaba el brazo derecho como reconocimiento de su victoria. La muchedumbre estalló en bramidos. Coreaban su nombre. Los gritos parecían seguir el ritmo de su pulso, lo notaba en la ceja derecha. Intuía que el corte no había parado de sangrar, tan intensas eran las palpitaciones. El sabor férrico aún bañaba sus labios. Escupió a un lado y el fluido carmesí aterrizó apenas a un metro de su adversario. El pobre diablo yacía boca abajo en el suelo cuan largo era, sin conocimiento. No era la primera vez que Dennis Bloody Wyatt vencía por knock-out.
     El campeón se zafó de la sujeción del presentador, dio media vuelta y caminó hacia las escaleras. La inmensa verja metálica que convertía el ring en una jaula quedó a sus espaldas. El traqueteo metálico de los zarandeos que recibía por parte de algunos espectadores cafres se camuflaba bajo los gritos. Y sin embargo ninguno de esos brutos alcoholizados se atrevían a acercarse a Dennis, ni siquiera para felicitarle por su flamante actuación. Ese tipo de gente solía guardarse su necesidad de violencia para cuando se encontraran ante el desamparo de sus esposas. Al fin y al cabo aquellas mujeres desgraciadas nunca podrían infundir el mismo temor que un hombre joven de metro noventa y complexión robusta. El cabello corto y de un rubio níveo, acompañado de los ojos extremadamente claros, le otorgaban el aspecto amenazador de un criminal de Europa del Este.
     —¡Qué barbaridad! ¡Así se hace! —le alabó el hombre situado detrás de la barra, Rupert, mientras le asestaba unos golpes en el brazo. No recibió respuesta—. ¿Lo de siempre?
     Bloody Wyatt se limitó a asentir. Tomó asiento en una de las cochambrosas banquetas de aquel antro. Se miró ambas manos, frotándolas despacio. Tenía los nudillos ensangrentados y los notaba incendiados. Únicamente vestía un pantalón negro, y las perneras desaparecían en el interior de las botas del mismo color. Era consciente de que los golpes serían bien visibles en el resto de piel desnuda, algunos incluso abiertos y dejando regueros de sangre a su paso. La misma historia de siempre. Se inclinó hacia delante sobre la barra en cuanto Rupert dejó el vaso de whisky a su disposición.
     —Vivo sola —le susurraron al oído—. Te invito a mi cama esta noche.
     Dennis giró la cabeza justo antes de que ella apoyase su mano delicada en el hombro del luchador. Por encima de aquel tatuaje maorí que cubría todo su brazo izquierdo, internándose en la espalda y en el músculo pectoral del mismo lado, sintió frío el contacto. Descubrió a una chica cuya melena morena y larga no era suficiente para distraer las miradas masculinas de su abultadísimo escote. Le miraba casi con avidez.
     Pero no era Emily.
     Hacía más de medio año que su mujer había desaparecido y, con ella, sus dos hijas. Carol y Alice eran dos preciosas gemelas de diez meses. Dennis se había deshecho por ellas desde el mismo momento de su nacimiento, el pasado doce de marzo. Recordaba haberlas sostenido a ambas en brazos, tan diminutas, mientras la intensa lluvia repiqueteaba contra el cristal de la ventana del hospital.
     No sabía muy bien en qué momento exacto las cosas se habían torcido tanto con su esposa. Siempre habían tendido a discutir a causa de los caprichos de Emily y la terquedad de él, pero nunca había sido suficiente como para abrir una brecha insalvable entre ellos. De hecho, a raíz del nacimiento de las pequeñas la vida en pareja había mejorado. O eso había creído. Jamás habría llegado a adivinar que la mujer de la que estaba enamorado le robaría a sus dos preciosos tesoros. La había llamado, la había buscado, incluso se había puesto en contacto con los padres de Emily a pesar de que nunca se habían llevado del todo bien. No quisieron saber nada de él y descubrió que su mujer pronto cambió el número de teléfono. La policía parecía no emplearse a fondo con la búsqueda, excusándose en la burocracia y la cantidad de investigaciones que ya manejaban.
     Las primeras semanas Dennis se entregó al alcohol, incapaz de sobrellevar el dolor. Pero pronto dejó de ser suficiente. Necesitaba dar salida a toda aquella violencia que había anidado en su alma ante tan alta traición. Con sus aptitudes físicas, tan solo fue cuestión de tiempo que encontrara un tugurio que satisficiera sus deseos de olvidar. En Lonesome Wolf podía descargar toda su ira sobre desconocidos que buscaban destrozarle con sus propias manos, hecho que se acentuó en cuanto Dennis comenzó a anotarse victorias. Nunca habría sido capaz de levantarle la mano a Emily y sin embargo había aprendido a disfrutar de los golpes que propinaba a aquellos hombres, para él anónimos. Poco le importaba el dinero, nada le interesaba el reconocimiento.
     —¿No irás a dejarme sola en esta noche tan fría?
     La joven se apretujó contra él, asegurándose de que Dennis sintiera en el brazo tatuado el tacto de sus atributos. Parecía no reparar en la sangre que ahora manchaba su minúsculo top de color blanco. Aquella cercanía abrupta hizo que el luchador sintiese dolor en las costillas magulladas. Pero no se retiró, tan solo agarró el vaso de cristal con la mano derecha y de golpe apuró el whisky. El ardor que descendió por su garganta se asemejaba al que sentía en la amplia colección de lesiones que le había dejado su anterior contrincante.
—¡Bueno, bueno, bueno! ¡Tenemos nuevo rival! ¿Será capaz de vencer a Bloody Wyatt?
     La voz del showman tronó por los viejos altavoces. El griterío del tumulto se abrió paso entre el olor permanente a sudor, alcohol y mediocridad que se respiraba en el Lonesome Wolf. Dennis apoyó ambas manos en las piernas para levantarse. La sangre no podía apreciarse sobre los pantalones negros.
     —¿Vendrás?—-insistió aquella perseguidora de trofeos.
     Wyatt restregó el dorso de la diestra sobre los labios. Al retirarla, esta quedó impregnada de rojo brillante. Se giró sobre sí mismo antes de encaminarse de nuevo a la jaula. Comenzó a avanzar con la chica todavía encaramada. Esta tuvo que soltarse cuando no vio ni el mínimo interés por parte de él en participar en aquella conversación. El gladiador avanzaba entre quienes le jaleaban, los mismos que sabía que le repudiarían en el mismo momento en que se internara en una mala racha.
     Su adversario le esperaba en el centro del cuadrilátero. El vigente campeón no le conocía, no había peleado contra él antes. A juzgar por la sonrisa arrogante que torcía sus labios, el tipo nuevo confiaba mucho en sus posibilidades. Bloody Wyatt permanecía impertérrito, con las gélidas pupilas incrustadas en aquel hombre de apariencia fiera. Sintió una corriente de aire frío sobre el torso desnudo y contusionado, alguien debía de haber entrado al local. El rubio entonces puso el pie derecho en el primer escalón y completó los restantes hasta volver a entrar en aquella cárcel de sadismo. El presentador abandonó la plataforma de inmediato y, desde fuera, cerró la reja que hacía las veces de puerta. El candado quedó oscilando unos segundos.
     Dennis volvía a tener ante sí la oportunidad de recuperar el control de su vida. El espejismo duraba lo que se prolongaba el aguante de su rival, o hasta que sus propias rodillas se negaban a continuar sosteniéndole. Antes de comenzar un combate, siempre se preguntaba si esa sería la ocasión en la que le harían cerrar los ojos para no volver a abrirlos. En secreto, rezaba por ello.



Beatriz G. López

martes, 27 de septiembre de 2016

Solo quiero que me beses (Patricia Bermejo Gallego)

solo-quiero-que-me-beses





Simón recibe la noticia de que Julia, una amiga por la que siente un profundo amor, está embarazada de otro hombre.

A pesar de las dificultades, Simón decide ayudarla sin tener en cuenta la opinión de los demás. Enfrentándose a su propia familia, Simón poco a poco descubrirá las visicitudes sociales a las que se expone una futura madre adolescente y soltera en la España de los años 80.









Hoy es el turno de hablar acerca de Patricia Bermejo Gallego. Conocí a esta escritora madrileña el pasado 26 de mayo en la Feria del Libro de Fuenlabrada. Ella se encontraba precisamente en la caseta de Entrelíneas Editores. Ese día quería llevarme un nuevo libro a casa y estuve debatiéndome entre varios. Finalmente escogí el suyo. Dedicado como está, ahora ocupa su lugar entre el resto de mi extensa colección en la estantería.

El género romántico no es uno de mis favoritos, pero disfruté leyendo Solo quiero que me beses.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Ganadora del sorteo

resultado-sorteo

Da gusto comenzar el oto anunciando el nombre del ganador, en este caso ganadora, del sorteo del libro El presagio de Horus: Sara Rizos, por su participación en Twitter. ¡Felicidades! Como ya anuncié, en los próximos tres días contactaré con ella (si no lo consiguiera, entrarían en juego los suplentes). Podéis encontrar el vídeo del proceso en mi página de Facebook.

Estoy MUY CONTENTA con la labor de los participantes. Establecí el mínimo en 50 y fueron 69 los que se apuntaron, quedando 80 participaciones en total (puesto que algunos completaron los pasos tanto en Facebook como en Twitter). ¡Guau! ¡Así da gusto organizar eventos! Tanto es así que me habéis dado alas para pensar en futuras sorpresas. Sé que lo digo mucho, pero nunca es suficiente. ¡Millones de gracias!

¿Qué más puedo decir? Estos días se me han estado ocurriendo algunas ideas acerca del blog y otras plataformas de Internet en general. Además, ya tengo el material necesario para presentaros a cierta escritora y hablar de una de sus obras. Iré poquito a poco, organizando lo que tengo en mente y dándole forma. La verdad, tengo muchas ganas.

Por otro lado, la semana pasada comencé con la corrección definitiva de mi proyecto más ambicioso: una novela que supera (actualmente) las ochocientas cincuenta páginas en Word. No puedo dar más detalles por el momento, tan solo decir que es el trabajo de muchos años y que me tiene muy ilusionada. Siento que esta corrección será la definitiva y que, a partir de aquí, tan solo me queda ir hacia delante con ella.

Antes de despedirme, quería recordaros algunas cosillas. Si quisierais adquirir vuestro ejemplar de esta primera edición de El presagio de Horus, tan solo tendríais que poneros en contacto conmigo o bien hacerlo mediante la página web de Entrelíneas Editores. ¿Dónde puedes encontrarlo también? En Amazon, Libelista o Agapea. Y para quienes ya lo hayáis leído, os agradecería infinitamente que lo valoraseis en lugares tales como GoodreadsQuelibroleo o Tuquelees (también se puede hacer en las páginas antes mencionadas). Vuestra opinión es muy importante y además necesaria para continuar mejorando. Siempre progresando.

¡Feliz jueves!

miércoles, 14 de septiembre de 2016

El último baile

     Supongo que se aprende a vivir viviendo. No obstante, ¿cómo se aprende a no vivir? No existe ningún manual. Nadie ha regresado del otro lado para escribirlo. Tal vez alguien debería. Moriría por ver la expresión de todos aquellos escépticos con respecto a lo que hay Más Allá. Pero no puedo morir otra vez.
     No fui mucha cosa en vida. Me llamo... me llamaba Liv. No sé hasta qué punto es correcto seguir utilizando el presente. Liv. Un nombre que no era lo suficientemente largo como para siquiera emplear mucho tiempo en pronunciarlo. A veces me pregunto si de llamarme de otro modo habría sido más popular. Stacy, Tasha, Milena. Cualquiera habría bastado. Bueno, a las chicas más populares del instituto les valía. Pero ¿quién iba a fijarse en Liv? En la tímida Liv. En Liv la rarita. Liv, la de las calificaciones mediocres. La friki, la “oh mira, ha hablado”. Creo que no recuerdo ningún título positivo. Lo único que se me daba bien era bailar. Oh, sí. Cuando las notas musicales se introducían por mis oídos, mi cuerpo parecía saber a la perfección cómo fundirse con cada uno de los sonidos. La armonía me sumergía por completo en una realidad paralela, aquella que solamente yo podía ver, y donde mis movimientos eran los protagonistas de un mundo que se detenía para mí.
     Tras un esfuerzo horrible para superar la vergüenza, decidí mostrar mi pequeño talento a los demás. Era mi último curso en el instituto, ¿qué podía perder? Con un poco de suerte al año siguiente no volvería a ver a nadie de ese estúpido lugar. Tampoco quería pensar mucho acerca de la universidad y la más que posible repetición de la historia. Bueno, si es que me admitían en alguna. Siempre me quedaré con esa duda. La cuestión es que después de armarme de valor, hice la prueba para el grupo de teatro y danza del instituto. No voy a fingir que no esperaba que me aceptaran allí tras verme bailar pero me sentía demasiado pequeña como para ni siquiera adoptar una actitud altanera. Sin embargo, en los ensayos era capaz de aparcar todos esos monstruos y transformar mi alma, entregarla a la danza. Me dieron el papel protagonista de la obra. Sufría vértigos tan solo de pensar que habría decenas, si no cientos, de ojos puestos en mí. Pero conseguía mantener la capacidad de crear aquella burbuja que mantenía mi salud mental a salvo frente a los demás, lo que me permitía llanamente dejar que mis células fluyeran y se fundieran con la melodía.
       Pero nadie me había avisado de que tenía un corazón débil. La enésima tara de Liv.
     El día del estreno el teatro estaba rebosante. Recuerdo haberme asomado por una diminuta rendija del telón. Me vi obligada a ignorar aquellos sudores fríos que de pronto querían paralizarme. Sonaba extraño pensarlo, pero confiaba en mí. Y estuve repitiendo esa frase hasta que fue el turno de actuar. Los primeros acordes inundaron la gran sala. Yo ya estaba en el centro del escenario, a oscuras. Entonces dos focos tenues nacieron a cada lado y convergieron en mi cuerpo, fusionando sus centros. Me sentí expuesta, como en el interior de una vitrina de un museo cualquiera. Y no podía escuchar otra cosa que no fueran las notas que me indicaban que tendría que haber empezado a moverme ya. Pero oía risas, mofas, burlas. Sentía que me señalaban de todas partes, cubriendo unos labios que solamente hablaban para comentar acerca de mí, de lo poca cosa que parecía en aquel escenario. Nadie decía nada, nadie se movía. Pero yo veía sus sombras cernirse sobre mí. O eso creía, pues poco a poco todo comenzó a quedar negro a mis ojos. Mi burbuja se resquebrajaba. Lo último que vi fue al que iba a ser mi compañero de baile corriendo, una vez ya estuve en el suelo. Se agachó a mi lado. ¿Era miedo lo que brillaba en sus ojos? No lo sé. Lo único que podía mirar era a su sombrero. Fue rápido. No percibí dolor alguno. No me percaté de cómo mi corazón corría hasta límites extenuantes para después detenerse.
     Fue extraño cuando la consciencia regresó a mí tiempo más tarde. ¿Cuánto? No puedo asegurarlo. Tal vez no debería hablar de una consciencia como la que estaba acostumbrada a sentir. Los muertos jamás la recobran. Miré al frente. La sala estaba oscura. Las butacas no recogían a nadie y la buena acústica no podía hacer su trabajo porque no había música. Pero yo oía aquella melodía. Los cuerdas de los violines suspiraban notas y las tímidas teclas del piano eran sus fieles acompañantes. Levanté los brazos despacio, colocándolos en un ángulo elegante. Era así como habría comenzado mi danza. Me incliné con suavidad hacia la izquierda y mi pierna derecha quedó desplegada, grácil. Aún me acompañaba el vestido que guardó mi cuerpo cuando perdí la vida. Recuerdo que no me importó demasiado mi nueva condición invisible. Al fin y al cabo así había sido siempre el color de mi existencia. Las faldas del vestido ahora lucían vaporosas, mecidas por una suave brisa que aquella inmensa habitación teatral nunca había conocido. Me notaba más ligera. Mis pasos me dibujaban esbelta, delicada, etérea.
     Entonces apareció él. Mi acompañante. Lo primero que vislumbré bajo aquellos haces de luz imposible fue su sombrero. ¿Cómo era posible? ¿Acaso el chico que interpretaba aquel papel también había abandonado la realidad de corazones palpitantes? Pero conforme se iba acercando vi unas facciones desconocidas. Aquel no era mi compañero pero conocía a la perfección la coreografía que complementaba mi cuerpo con el suyo. No importaba su identidad, carecía de significación que apenas pudiese contemplar su rostro. Su alma me lo estaba presentando. Cerré los ojos y mis movimientos se quedaron congelados en el tiempo. Las hebras doradas que componían mis cabellos flotaban a mi alrededor siguiendo la estela del oscilar de los pasos. El hombre del sombrero apoyó la mano en mi cintura con una delicadeza infinita y me invitó a aproximarme más a él. La piel de nuestros semblantes se habían quedado a escasos centímetros, si era verdad que la teníamos. Por primera vez vi sus ojos. Totalmente blancos y sin embargo los más profundos y sinceros que había conocido en la vida. Irónico que los recibiese tras mi muerte.
     Aún no sé quién es el hombre del sombrero, ni de dónde viene, ni qué le ocurrió. Tampoco por qué está conmigo. Tan solo permanece a mi lado bailando esta coreografía eterna, ambos sumergidos en la danza infinita que nos unió para siempre. Y bailaremos. Y bailaremos. No hay minutos para nosotros pues estamos por encima del Reino del Tiempo. No le pregunté su nombre ni a él parece importarle el mío. Nuestras almas se encontraron cuando nadie más las veía.
     Supongo que se aprende a vivir viviendo. Y ahora estoy más viva que nunca.



Beatriz G. López

lunes, 5 de septiembre de 2016

Iniciativa "Seamos Seguidores"


screen_shot_2012-03-14_at_8-59-58_pmAbrirse un huequito dentro de este vasto mundo que constituye la Red de Redes es complicado. Son muchos los blogs que pueblan Internet y, como es mi caso, somos muchos los escritores que queremos avanzar y darnos a conocer. Creo que es importante continuar hacia delante pasito a pasito. Por eso, he decidido sumarme a la iniciativa "Seamos Seguidores", donde podemos ayudarnos unos a otros a formar una agradable comunidad de blogs. He tomado la idea de El primer capítulo y es muy sencillo unirse, pues lo único que hay que hacer es seguir este blog y dejar un comentario en esta misma entrada con enlace al tuyo si quieres que te siga de vuelta.

¡Estoy deseando conocerte!

martes, 30 de agosto de 2016

¡Nuevo sorteo!

IMG_20160718_160749Llevo pensando en esta idea desde hace un par de meses o tres, pero entre unas cosas y otras he ido postergándola. ¡Y ya está aquí! He decidido sortear un ejemplar de El presagio de Horus.

La participación es muy sencilla y se podrá hacer a través de dos plataformas:
  • Facebook: únicamente hay que completar dos pasos:
    • Darle me gusta a mi página de Facebook, que podéis encontrar aquí.
    • Compartir la publicación relacionada con el sorteo, que podéis encontrar aquí. Hay que hacerlo de forma pública, ya que si se hace solamente para los amigos puede ser que alguien no tenga el perfil público y yo no podré comprobar que ha seguido esta pauta.
  • Twitter: también serán dos pasos a seguir:
    • Seguir mi cuenta de twitter, que podéis encontrar aquí.
    • Retwittear el tweet relacionado con el sorteo, que podéis encontrar aquí.

Cumplir estas pautas supone una participación en el sorteo. Si se participa en las dos redes sociales, hay el doble de posibilidades de resultar ganador, ya que se tendrá una participación por Facebook y una por Twitter.

La fecha en la que se cerrará el sorteo será el martes 20 de septiembre a las 23:59 h, es decir, en tres semanas a partir de hoy. El miércoles 21 de septiembre publicaré la lista de participantes (si hubiera algún error, así se me podría comunicar) y el jueves 22 de septiembre anunciaré el nombre del ganador y me pondré en contacto con él para poder efectuar la entrega del libro.

Además del ganador, que obtendré mediante la página web Randorium, sacaré dos suplentes por si acaso no pudiera contactar con el mismo. Para que el premiado sea declarado "sin respuesta" y poder acceder a los suplentes, daré un plazo de tres días desde el día en el que declaro el nombre del ganador. En el caso de los suplentes será igual: habrá un plazo de tres días para aceptar el premio para el suplente 1 y otro posterior plazo de tres días para el suplente 2. Si dentro de ese período de tiempo no pudiera contactar con ninguno, el sorteo se volvería a realizar. Los pasos después serían estos mismos. Grabaré un vídeo del momento en el que realizo el sorteo y lo subiré a Facebook para que no haya ninguna duda del proceso de obtención del nombre del ganador.

Para que el sorteo se haga efectivo tiene que haber un mínimo de 50 participantes. Parece una cantidad grande, pero lo cierto es que si se va compartiendo entre nuestros contactos, se podrá alcanzar sin ninguna dificultad =)

Tengo mucha ilusión ante este sorteo y espero que vosotros también. Apenas cuesta unos pocos segundos participar. ¡Animaos! =D

miércoles, 24 de agosto de 2016

El paraguas


boun_ok_phansa_blue_umbrella
Imagen: Freemages
   Sabes que lo necesitas porque llueve. En realidad las nubes solamente se han arrebujado en el cielo espesas, con aspecto de algodón. Un algodón sucio, el color que se queda en el tejido tras restregarlo sobre una superficie de dudosa higiene. Pero sabes que esas nubes pronto descargarán agua. El olor húmedo en la calle tampoco miente. Decides entrar a una tienda, las antiguas “todo a cien” que ahora han adoptado matices más asiáticos, pues no quieres mojarte. Porque sabes que va a llover. Te acercas a la sección de paraguas, una vez has preguntado al dependiente dónde se encuentra (la prisa apremia, no quieres perder el tiempo), y ahí comienzas a rebuscar entre los objetos amontonados en la tercera balda comenzando por abajo. Inmediata e inconscientemente rechazas aquellos que se asemejan a un bastón: lo que quieres es uno pequeño, plegable, que quepa en tu mochila cada vez que lo necesites. Para eso están los paraguas, para ser útiles como y cuando quieras. Tampoco el color importa. Rojo, verde, amarillo... ¿Qué más da? Solamente es para protegerse de la lluvia. Ves el azul y tu mano se dirige hacia él de forma instintiva. Tal vez porque es el color asociado al agua. Asociado a la lluvia. Ese es el que eliges. Vas al mostrador y pagas, resultándote un buen precio para un paraguas. Barato, económico. Suspiras aliviado porque fuera ya ha empezado a llover. ¡Qué gran idea ese paraguas! Lo abres. Las varillas metálicas son firmes, fuertes, plateadas. La tela impermeable azul se extiende por encima de tu cabeza para ejercer su trabajo: protegerte de las gotas.
   El otoño da paso al invierno y aquel ser inanimado que adquiriste por unas pocas monedas ha estado haciendo su trabajo eficiente. Incluso compraste un paragüero en la tienda de al lado. Y ahí lo dejas cada día. Durante el transcurso de los meses de mayor frío has descubierto que el paraguas también puede cubrirte de la nieve y el granizo. No está mal, te dices a ti mismo, no gasté ni un billete cuando lo compré.
   La estación gélida también termina y, con ella, el clima intempestivo. Es cierto que la siguiente, la renovada primavera, también trae consigo ciertas lluvias, tormentas en ocasiones. El sonido que hace el paraguas al abrirse es demasiado familiar, no en vano lo ha hecho tantas veces. Sin embargo, poco a poco el astro diurno, aquel tan brillante, empieza a protagonizar los días y cada vez con más ímpetu. Te asomas al armario. Ya va siendo hora de guardar la ropa de invierno y sacar la de verano, ¿no? Lo mismo de todos los años, un ritual bianual que nos muestra camisetas que no recordábamos que teníamos. Desempolvamos los pantalones cortos, guardamos los guantes. Fuera los gorros, bienvenidos los tirantes. Las chaquetas gruesas y los abrigos son relegados al fondo del armario y con ellos también las bufandas y las botas. También el paraguas. En el caso de que lloviera, serían gotas cálidas y es más fácil soportarlas. ¿Quién quiere un paraguas en verano? Además, tiene una varilla un poco torcida. Piensas en tirarlo. No. Lo guardas por si acaso. Nunca se sabe. Total, piensas mientras le colocas encima una pila de prendas de abrigo, seguramente me compre otro cuando empiece el otoño.


Beatriz G. López

martes, 9 de agosto de 2016

Sonrisas

IMG_20160809_174927
La carrera estaba siendo frenética. Angustiosa. Delirante. Ni siquiera parecía pertenecer a la realidad. Pero era muy real y su instinto de supervivencia lo sabía. No le interesaba saber a qué distancia le seguía, pues un solo vistazo a sus espaldas podía significar la diferencia entre la vida y la muerte. Un giro a la derecha, dos hacia la izquierda. Saltaba matojos, ramas, raíces, rocas, pequeños montículos de tierra. Cuanto más estrecho e intrincado fuese el camino que elegía, más difícil sería que la cazase. Desesperada, pensó un par de veces en escalar la rama más alta de un árbol. Enseguida se dio cuenta de que esa era una nueva manera de arrojarse a los brazos de la muerte, pues no le daría tiempo ni a subir al primer nivel del árbol y además era imposible olvidar que ese era el entorno natural del animal. Era ella quien jugaba en desventaja.
Un pequeño extracto de El presagio de Horus. Porque a veces en la vida nos encontramos situaciones ante las cuales tenemos que correr más, ir por delante, evitar que nos alcancen. No por cobardía, no. No es eso. No es cobardía querer salvarse a sí mismo, es adaptación. Supervivencia. Y puedes encontrar este camino llano y fácil, pero también lleno de obstáculos y sinuoso. En ambos casos, es necesario dejarlo atrás. Avanzar. Avanzando se crece y creciendo se llega a nosotros mismos. Nadie nos lo puede arrebatar. Supervivencia, ¿recuerdas? Merece la pena luchar por eso. Cuanto más estrecho e intrincado fuese el camino que elegía, más difícil sería que la cazase.

Y hablando de supervivencia... Es toda una hazaña sobrevivir a este calor veraniego de agosto. ¡Ya estamos en agosto! Los días parecen escaparse entre nuestros dedos cuando se trata del verano. Terminas el curso y te ves embarcada en otros proyectos temporales. Trabajo. Pero también descanso. Reencuentros. Tiempo para reencontrarse con uno mismo. Reencuentros también con los demás. Y sonrisas. Sonrisas que merecen tanto la pena... Sonrisas que te recuerdan lo que es real. Entonces la que sonríes eres tú.

Lo que tampoco deja de avanzar son los pedidos. El último, cuatro libros. Cuatro ejemplares que pronto tendrán sus cuatro destinatarios. Alegría por cuatro. Por dieciséis. Por doscientos cincuenta y seis. Son las cositas que facilitan que la felicidad ascienda exponencialmente. Me permitís que esta novela, la historia que tengo que contaros, siga sumando kilómetros. Mi deseo es que esta pueda compensaros con creces.

¡Feliz verano!

domingo, 24 de julio de 2016

Entrevista reportajeada en La Biblioteca de Selene


Strawberry-tea
Imagen: riverbendunited

En esta entrada vengo a ofreceros la posibilidad de visitar La Biblioteca de Selene. Su autora me ha dedicado un reportaje derivado de la entrevista que me hizo, así como una reseña de El presagio de Horus. Se trata de mi primera experiencia en el punto de mira como escritora, una oportunidad fantástica de saber un poco más de mí y de la novela que protagoniza Calypso. ¡No os la perdáis!

miércoles, 20 de julio de 2016

El Guardián entre los mundos (MJ Pérez)

El Guardián entre los mundos



La vida de Valeria da un giro de 180 grados cuando se encuentra un libro antiguo en el metro mientras regresa a casa. Para sorpresa de Valeria, se trata de una de las novelas más absorbente que ha leído nunca y su lectura la coloca en el centro de un conflicto que la atrapa cada vez más y del que no puede escapar.

En un viaje que supondrá conocerse mejor a sí misma y tomar algunas decisiones vitales, la chica descubre que existen un sinfín de realidades protegidas por el guardián, un centinela que vigila para que nadie accede a un universo al que no pertenece.








Esta nueva publicación está relacionada con la escritora de San Fernando MJ Pérez, galardonada en el Primer Certamen Corcel Dorado de Entrelíneas Editores.

Después de haber leído esta historia, voy a proceder a hablar sobre ella sin desvelar más allá de lo justo y necesario.

miércoles, 6 de julio de 2016

¡Miles de gracias!

Comentarios

Creo que el título ya lo dice todo, pero aun así hago hincapié sobre ello. ¡Miles y millones de gracias! Vuestros comentarios en relación con El presagio de Horus hacen mis días aún más bonitos. La amabilidad y el positivismo de estas palabras, vuestras opiniones, son para mí un motivo más para seguir esforzándome por hacer aquello que me gusta: escribir.

Tanto en este blog, como en mi cuenta de Facebook, así como en la de Twitter (pese a que no he incluido ninguno en esta composición) leo lo que tenéis que decir acerca de mí y de mi primer libro. No es por repetirme, pero sois amor. Que os guste de esta manera El presagio de Horus supone para mí una alegría inmensa. Esta acogida está siendo simplemente espectacular. Tampoco me olvido de los mensajes que me habéis hecho llegar por Whatsapp, ni tampoco de los que me habéis transmitido en persona.

Y un apunte más. El hecho de haber comprado el libro, y esta vez me refiero a todos aquellos que lo han hecho y que puede que lo hagan en un futuro, ya denota un interés por el mismo que cuenta con un gran significado.

Por todo esto quería publicar esta entrada de reconocimiento a mis lectores. Sé que doy las gracias mucho, muchísimo, pero en mi casa me enseñaron un valor (entre otros muchos) que considero esencial: el agradecimiento. Sin todos vosotros este sueño cumplido no podría ser tan dulce como de hecho es.

Antes de despedirme querría animar a quienes les guste el género de ciencia ficción a que, si aún no tienen su ejemplar, se hagan con él y disfruten de la lectura. Para mí no existe un orgullo mayor al respecto. ¿Que cuál es la sinopsis? La podéis encontrar aquí.

¡Feliz miércoles!

martes, 28 de junio de 2016

Sueño de porcelana

     Ella solamente quiso querer. Su única pretensión fue recibir amor.
     Él le regalaba su compañía todos los días. La cuidaba. Incluso cepillaba su fino cabello cuando las sedosas fibras parecían enredadas. La trataba con especial cuidado. Y la hacía estar radiante. Ella sabía que tan solo era una más, pero no le importaba. Le bastaba con sentir sus dedos suaves por su rostro inmaculado cada mañana. Era su momento favorito. El resto del día le miraba. Observaba todas y cada una de sus sonrisas. ¿Su preferida? Aquella que le regalaba al preocuparse por ella. Le enternecía tanto cómo se le rasgaban los ojos bajo aquella mirada sincera... Cómo le habría gustado devolverle el gesto. Pero sus pequeños labios de azabache se negaban a obedecer.
     Cada día ella era la más dichosa del lugar contemplando a su amado. Y aunque él no tuviera forma de saberlo, ella conocía todos y cada uno de los recovecos del interior del chico. Cómo no hacerlo, le observaba desde su estantería desde que él era un bebé. Había sido testigo de sus torpes primeros pasos. Le había visto crecer, pues los padres del niño siempre le habían estado llevando al taller. Y así habían transcurrido los días, él un poquito mayor cada vez, hasta que por fin había contado con la edad suficiente como para empezar a participar en el negocio familiar. Desde que trabajaba allí, todas las mañanas repetía con ella y con sus compañeras el mismo ritual. ¿Podría él llegar a darse cuenta de que el fulgor de sus ojos era diferente al de las otras muñecas? No lo creía. No le importaba. Solo quería que, cada día al alzarse el sol sobre el vasto horizonte, volviera a tocarla.
     La muñequita continuó siendo testigo del incesante desarrollo del joven, de cómo se encargaba del taller y su respectiva tienda. De cómo había cerrado esta última en numerosas ocasiones por la noche para encontrar algo de intimidad con la muchacha que un buen día había empezado a aflorar en su vida. Una joven preciosa, a decir verdad. La impotencia se fundía con la tristeza al ser testigo de cada beso, de cada caricia, de cada mirada cómplice. Soñaba con ser ella quien ocupase ese lugar y rozar esos labios que siempre le mostraban un gesto amable. Soñaba... Pero sabía que él era feliz así y su pequeño corazón de porcelana era lo que realmente anhelaba. Pensaba que tal vez, solo tal vez, llegara el día en el que también ella pudiese sentirse mujer. Suspiraba por abandonar, aunque solo fuese un momento, el interior de aquel cuerpo tan pequeño.
     El reloj continuó deslizando sus manecillas a través de la piel del tiempo y ella pudo conocer a los hijos del joven y la preciosa muchacha, ahora convertida en su esposa. Siempre le había gustado el resplandor de las alianzas en sus dedos. Pero el dios Cronos era implacable, cambiando la verde lozanía por madurez estival. La muñequita de ilusión perpetua, sin embargo, sabía que bajo esa apariencia ahora más desgastada permanecía su joven. Que continuaba latiendo el mismo corazón de niño que siempre había velado por ella. Su felicidad, aquella vida plena de la que él disfrutaba la colmaba de júbilo.
     Los años se escurrían por aquella espiral imposible de detener. Cuanto más avanzaban, él menos se acercaba por el taller. Ella escuchaba a los hijos de su joven ya anciano. Eran quienes ahora dirigían el negocio. Encontró aflicción en sus voces al afirmar que su padre no se encontraba bien desde hacía varios días. La mente inocente de la pequeña muñeca no podía comprender qué era lo que ocurría, a él, cuya alma siempre había desprendido una bondad tan inusitada en un mundo oscuro.
     Pudo verle de nuevo un par de lunas después. El recuerdo de aquel momento se quedó grabado en su blanca memoria esmaltada. La puerta del taller se abrió lentamente. Su niño, que desde hacía varios años adornaba su carita con una barba nacarada a juego con su cabello nevado, apareció tras ella. Tosía. Sus pasos eran lentos. Pero sus ojos, ¡ay!, sus ojos mostraban el mismo brillo que antaño. Se acercó a la estantería y la miró. Hacía mucho, mucho tiempo le oyó decir que guardaba un cariño especial hacia ella porque ya estaba allí cuando él nació. Su niño había dicho que en ocasiones incluso parecía que le devolvía la mirada. Y la muñeca siempre tuvo la esperanza de que llegara el día en el que él se diera cuenta de que así era.
     —Gracias por alegrarme la vista todos estos años, pequeña —le susurró. Y acarició su rostro suave y frío con sus dedos temblorosos y afectados por la edad.
     Estuvo observándola durante un buen rato. Ninguno habló. Él no quiso despegar sus labios, ella no podía hacerlo. Finalmente el hombre con el corazón de niño se dio la vuelta y abandonó la tienda. Aquella había sido la última vez que la muñeca pudo reflejarse en sus ojos.
     El día siguiente amaneció con el cielo cubierto de nubes cenicientas. Cuando la entrada a la tienda volvió a abrirse, el fresco aroma a lluvia se coló entre aquellas viejas paredes de madera. Ella pudo ver cómo el hijo mayor de su niño se acercó a la estantería. La tomó entre sus manos trémulas. El hombre no solamente vestía el negro en sus ropajes. La muñequita entonces lo supo. Algo dentro de su cuerpo en miniatura le dijo que él se había marchado para siempre. Entonces la pequeña escuchó un doloroso sonido en su interior. Su corazón de porcelana se resquebrajaba.
     Y ocurrió el milagro.
     De sus enamorados ojos de cristal brotó una lágrima que resbaló despacio por su rostro nacarado. Pura. Limpia. Diáfana. El hijo mayor pudo verla y la confundió con su propia estela de dolor. Entonces, con exquisita ternura, tumbó a la muñeca en el mostrador y la cubrió con una tela de raso.
     Cuando la niña de porcelana fue destapada, pudo ver dónde se encontraba. Su amado yacía vestido del color de la noche en una hermosa caja alargada y mullida. La piel se veía tan pálida como la suya. Notó cómo la depositaban encima del cuerpo ahora desierto de su niño. La música decadente que inundaba sus diminutos oídos era la de la tristeza. Y de pronto, oscuridad. Habían cerrado la tapa. Notó el descenso.
     Podía sentir sus manos debajo de su pequeño cuerpecito de muñeca. Sus párpados cobraron vida y fue capaz de cerrar los ojos. El milagro regresó. Miles de lágrimas iluminaron las tinieblas de aquel lugar sellado. Por primera vez supo lo que era esbozar una sonrisa.
     Dormiría con él para toda la eternidad.
     Soñaba que era humana.
     Soñaba que bailaban y que, bajo la protección de sus brazos, aquel joven moreno la besaba.



Beatriz G. López