domingo, 15 de julio de 2018

Sí, quiero matarte (Anna Kholodnaya)

Paterna, noviembre de 2017. Aparece el cadáver de Aitana Benavent la misma mañana en la que se iba a celebrar su boda. Los inspectores Ángel Ferrer y Lucía Romero serán los encargados de llevar el caso. No será fácil para ellos, ya que deberán dejar de lado sus problemas personales para centrarse en la investigación del asesinato de la nieta de Antonio Benavent, el socio mayoritario de la fábrica de galletas Turia, el negocio más importante del pueblo.

Un caso mediático que les obligará a trabajar a contrarreloj y en el que solo podrán ver las apariencias de una familia en la que no todo lo que brilla es oro.

El pasado y el presente de dos familias muy diferentes se unen para poder entender que cada uno de nuestros actos conlleva unas consecuencias que no podemos prever.


Sí, quiero matarte, es la segunda novela que leo de Anna Kholodnaya. La primera fue El despertar de las hadas, cuya reseña podéis encontrar aquí. Como sabéis, esta no es una página de reseñas, y solo lo hago con libros de autores autopublicados que he leído. Esta novela entra dentro de la categoría, y además participa en el Premio Literario de Amazon 2018, así que doble motivo para presentarla aquí.

Lo primero que tengo que destacar es que no tiene nada que ver con el libro de género fantástico con el que conocí la pluma de Anna. El tipo de público no es el mismo, la etiqueta literaria tampoco, y me sorprendió muy gratamente encontrar un estilo más adulto, más oscuro, más crudo, muy bien adaptado a la clase de historia que se cuenta. Además, a lo largo de la trama se puede comprobar el buen trabajo de documentación que la autora ha llevado a cabo, lo cual es de agradecer.

lunes, 9 de julio de 2018

Presentación de "Scorpio" en Mota del Cuervo


El pasado 15 de mayo estuve en la Biblioteca Municipal Miguel de Cervantes de Mota del Cuervo para presentar esta primera parte de la saga 13 Milímetros. Y estamos a julio, lo sé. Solo llevo un poquito de atraso en las publicaciones. Más vale tarde que nunca, dicen. Mi cara de felicidad en la foto lo dice todo. Y es que fue un evento muy especial.

He de confesar que fue bastante complicado cuadrar las agendas para poder asistir allí, pero finalmente conseguimos fijar una fecha. Desde el primer momento, l@s chic@s de la biblioteca se volcaron conmigo y con la presentación que, en conjunto, íbamos a preparar. Estoy hablando de una biblioteca que recibió el premio «María Moliner» de la XV Campaña de animación a la lectura, entregado por la Secretaría de Estado de Cultura. ¡Incluso elaboró un corto de homenaje a las Bibliotecas, Cultura Inquieta!

La cuestión es que poder exponer mis creaciones en este bonito pueblo, cuna de las aventuras de El Quijote, fue una gran experiencia.

Introducción como autora, explicación de mi relación con el lugar, breve presentación de mis obras hasta ahora publicadas, lectura de sinopsis y charla acerca de este primer libro y lo que se puede esperar de la saga son algunas de las cosas que compusieron la velada.

No podía faltar el espacio para preguntas y respuestas. Los asistentes fueron tímidos al principio, pero no es nada nuevo. Cuando se abre la caja de las intervenciones, ya es mucho más fácil que todo fluya. La verdad, muy satisfecha con la participación general.




También se proyectó el Booktrailer de Scorpio.

Una de las cosas que más me gustan en este tipo de coloquios son los debates, propiciar cierta controversia acerca de temas de actualidad relacionados con lo que nos ocupa. Autopublicación, división por etiquetas literarias, expectativas acerca de la historia según el género del autor... Y os puedo decir que no fue nada, pero que nada mal. Y es que la literatura debe trabajar al servicio de la expansión de mentes, en todos los sentidos posibles.

No sé cuánto tiempo pudo durar la firma de libros después. Entre comentarios, más preguntas y saludos, se vendieron todos los libros que llevé a Mota del Cuervo. Además, habíamos diseñado unos marcapáginas para el evento que se regalaban con cada compra.

Incluso los hubo que acudieron a la presentación con sus propios libros traídos de casa. ¿Se les puede querer más a los moteños?






Creo que ha quedado claro que para mí fue un enorme placer poder disfrutar de las instalaciones de la biblioteca de Mota del Cuervo para dar a conocer la historia de Annibal Scorpio. O, al menos, los albores de la misma.

Trabajar con gente que ama la lectura marca la diferencia, os lo puedo asegurar. Se nota en cada palabra, en cada gesto, en cada actitud.

¿Qué os puedo decir? Una vez más, el apoyo recibido fue espectacular. Hablo del apoyo real, ese que no se queda en meras palabras que solo alimentan la deseabilidad social. Ese apoyo que ayuda al crecimiento de los autores en particular y de la literatura general. Quienes escribimos nos damos cuenta enseguida de la diferencia.




Para finalizar... iba a acompañar esta crónica con una compilación que ilustrara una pequeña parte de lo vivido allí, pero... en fin, resulta que el audio de unos vídeos deja mucho que desear, y otros sencillamente han dejado de existir 🤦 ¡Qué le vamos a hacer!

Me quedo con lo bueno, que es... ¡todo lo demás!

¡Feliz tarde!

jueves, 5 de julio de 2018

I'm back

El diez de mayo fue el último día en que publiqué una entrada. Para variar, la época de exámenes me absorbió por completo. Mereció la pena. Y tanto que mereció la pena. Ahora no solo regreso en esta nueva plataforma, sino que lo hago siendo ya psicóloga. ¡Por fin!

Pero, cambiando un poco una más que famosa cita de Francisco Umbral, «yo he venido a aquí a hablar de mi blog»...

Y es que esta nueva etapa merecía comenzar con un lavado de imagen. ¿Por qué decidí pasar de Wordpress a Blogger? Por lo que tengo entendido, normalmente es al revés. La cuestión es que, a finales de mayo, envié un e-mail a mis seguidores de Wordpress. El motivo fue porque, allí, estos recibían un correo cada vez que yo publicaba una nueva entrada, gracias al newsletter. Por la nueva normativa de protección de datos, necesitaba solicitar su permiso para que pudieran seguir recibiéndolos. Algunos me comunicaron que querían seguir teniendo noticias mías, y de otros no obtuve respuesta. Así pues, necesitaba sacar a estos últimos de la lista de newsletter. Pero Wordpress no me dejaba a no ser que comprara su fabulosa versión premium. Seamos sinceros: con esos precios, no estaba por la labor. Y no podía seguir publicando entradas y que le llegaran a gente que no había manifestado sus deseos de continuar recibiendo e-mails. Tenía que respetar eso.

Algo debía hacer.

Este es el resultado. Cambio de colores. Cambio de distribución. Cambio de plataforma. Mismo contenido. Misma esencia. Mismas ganas. Misma ilusión. Y un dominio propio.

No más newsletter (a no ser que os suscribáis, aunque eso ya no es obligatorio). Y más facilidades para quienes ya tenéis cuenta en Blogger o, por lo menos, en Google. Sé que sois much@s los que preferís este medio. Pues yo me adapto. Y, por supuesto, con las condiciones de protección de datos explicadas en su apartado correspondiente.

Espero reencontrarme por aquí con mis antiguos seguidores. Y serán bienvenidos tanto ellos como los nuevos, por supuesto.

Por mi parte, estoy dándole mucha caña a la corrección de mi próxima novela.

Así que, nada, ya puedo gritarlo muy alto...