jueves, 16 de noviembre de 2017

Lágrimas de Amor y Guerra (Marian Rivas)

51wcg9t5hxL


La vida de la joven Magda transcurre entre libros y música en los días previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Su breve pero intensa relación con Karl se verá truncada con su desaparición. Desesperada, se infiltrará como espía en la casa de un atractivo capitán nazi, con el objetivo de pasar información a la resistencia y conseguir pistas sobre el paradero de su amado. Cuarenta años después, la última carta que Karl escribió a su amada, aparecerá en manos de Beatriz, que se embarcará en una búsqueda en la que sus descubrimientos marcarán su vida y la de su prometido para siempre. Aventuras, amor, intriga y antiguas venganzas, conjugarán parte de los ingredientes de esta historia en la que se aprenderá que los secretos del pasado marcan los designios del futuro.







Este es otro de los libros que tenía en mi grande, ambiciosa e interminable lista de lecturas pendientes. En cuanto vi que también se encontraba en promoción gracias al Mes Indie de Amazon, no dudé (como veréis durante las siguientes semanas, tengo mucho que hablar sobre lo leído en octubre). Una afortunada decisión por mi parte.

Su autora, Marian Rivas, es Diplomada en Relaciones Laborales por la Universidad de Almería, ocupando actualmente el puesto de Asesora Laboral. Su interés por la escritura es vocacional, y empezó a adentrarse en este mundo cuando era una niña.

Voy a comenzar diciendo que, en Lágrimas de Amor y Guerra, Beatriz y Adam son una pareja feliz. Les va estupendamente e incluso tienen planes de matrimonio. Prácticamente viven un idilio en Madrid. Sin embargo, una mujer está obsesionada con Adam desde hace bastante tiempo y abre una brecha entre ellos.

Tranquilidad, lo que digo no es spoiler: aparece casi al principio del libro. Cristina Durán, la susodicha, viaja de Argentina a España con intención de quedarse y de conseguir lo que cree que le pertenece por derecho.
Ella sintió que le arrancaban el alma, él que se le iba la vida y que podía no volver a recuperarla. Sintieron como si el peso de  sus cuerpos cayera sobre ellos.

shutterstock_210371962
Imagen: buscounchollo.com
A su vez, la madre de Beatriz, Magda, le pide a su hija que investigue qué es lo que sucedió con Karl, un hombre con el que vivió un amor pasado que se vio golpeado por el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Beatriz, al principio, se muestra reticente. Sin embargo, termina accediendo a los deseos de su madre y viaja nada menos que a Alemania para intentar averiguar qué fue lo que ocurrió en realidad, aprovechando también para poner cierta distancia con Adam para aclarar sus ideas. En este viaje la acompañarán los diarios que Magda le deja, relatando su historia.

Así, vemos cómo la trama se desarrolla con dos historias paralelas: el presente de Adam y Beatriz en los años ochenta y un pasado en torno a los años previos y durante la Segunda Guerra Mundial. Si tuviera que elegir una, me quedaría con los años de juventud de Magda, es decir, el pasado relatado en esos diarios. No es que sea sorprendente esta confesión, puesto que siempre he dicho que soy muy fan de la novela histórica y, en especial, de la época de la Segunda Guerra Mundial. Eso sí, las dos tramas me absorbieron por completo, haciéndome desear saber qué ocurriría después.

Ya he nombrado a Cristina Durán y, por mi manera de hablar de ella, ya habréis intuido que muy bien no me cae. Es un personaje con el que es difícil simpatizar y, sin embargo, muy necesario para la historia. Su obsesión por Adam conseguirá poner patas arriba el mundo del hombre, abogado de prestigio, pero también de otros personajes de forma indirecta. Quizás no tan indirecta, pues se trata de una mujer adinerada acostumbrada a conseguir lo que quiere y a pisar a quien haga falta para llegar hasta sus metas. Sus tretas, por supuesto, se ponen en marcha mientras Beatriz está fuera del país, por lo que cree que su camino hacia Adam está libre. Demasiado libre.

Mientras, en Alemania, Beatriz se relaciona con Miguel para que le ayude en su investigación particular, un antiguo amigo de la pareja que se alejó de ambos cuando ella eligió a Adam en lugar de a él. Miguel es un tipo que tampoco me cayó bien en ningún momento, y su forma de proceder, de hablar y de querer manipular la situación me ponían de los nervios. Es la clase de persona de la que rehuyo, porque en el fondo lo ves venir. En este caso, también es un personaje fundamental a su modo.
6b5b0cffec981b09bba387bb850352e5--vintage-sweaters-knit-sweaters
Imagen: Pinterest

La fascinante historia que Beatriz va descubriendo de su madre a través de los diarios y de las investigaciones nos revela a una Magda resolutiva, valiente, dispuesta a hacer lo que sea por su amor por Karl y por sus principios. Incluso cuando sus dudas son fuertes y no termina de estar segura de sí misma. Así, esta joven se vio obligada incluso a ejercer de espía, entre otras ocupaciones, en la casa de un importante capitán del ejército alemán. Y tampoco es que el grupo de la resistencia para los que trabajaba fuese de su agrado, pero no le quedaba otra opción si quería saber qué había sido de su marido. En fin, relatos de una vida dura, peligrosa y difícil. Pero, en aquellos tiempos, ¿quién no pasaba dificultades en una Alemania corrupta por el fascismo, plagada de odio, discriminación y muerte?



Yo estaba realmente conmovida de ver a mi amiga tan derrotada; ella, que era tan fuerte, tan dispuesta a luchar por una causa que creía justa; hasta alguien así necesita de vez en cuando que lo reconforten.
Pero no todo es malo, sino que en esta intensa aventura conoce a gente por la que merece la pena luchar y personas de las que se aprenden valiosas lecciones.
Aquella noche me di cuenta de tantas cosas que hizo que pasara de la compasión a la más absoluta admiración. Decidí ayudarla en lo que estuviera a mi alcance, porque a un corazón bueno hay que protegerlo.

eb18af35d36547f86dc88bce5ff1e567--marlon-brando-movie-stars
Imagen: Pinterest


Llegados a este punto, tengo que destacar los sentimientos encontrados que me provocaba el capitán Diezmar Shneeberger, hombre en cuya casa se infiltra Magda. Militar nazi y, sin embargo, muchas veces se me olvidaba que lo era. Es un hombre severo que apenas demuestra lo que siente, así que no es que realmente mostrase una cara que distara mucho de su posición, pero de algún modo me causa una simpatía impropia de alguien como él, incluso tras conocer la totalidad de su comportamiento. Creo que aquí es muy importante destacar la habilidad de Marian para humanizar a personas a quienes no atribuimos más que maldad, y es uno de los aspectos que me ha llamado poderosamente la atención.



Sabía que no era una persona completamente buena, pero como me gustaba pensar a mí, todas las personas tenían su lado bueno en algún rincón de su corazón, por muy recóndito que este fuera, y él lo había demostrado conmigo.
Creo que el final ha estado a la altura de las expectativas para todos los personajes (hay varios más a destacar, como Nuria, Sofía, Christine...), pero entonces no acabo este análisis jamás. Bajo mi punto de vista, cada uno se queda en el lugar que le corresponde según las elecciones y actos que han llevado a cabo a lo largo de la trama. Y hasta aquí puedo leer 🤐

¿Que si recomendaría Lágrimas de Amor y Guerra? SÍ. Absolutamente. Ha sido una de mis mejores lecturas del año, con eso lo digo todo. Y ya se lo dije a Marian en su día, pero aprovecho para recalcarlo: esta obra me llegó muy dentro.

A continuación, y como siempre, os dejo la entrevista. Personalmente, me he visto reflejada en algunas de las respuestas. Y después de conocer sus próximos proyectos, tengo claro que volveré a leerla. ¡No os la perdáis!


13133100_1007550236007432_7735987931668799315_n
Beatriz G. López: En primer lugar, Marian, muchas gracias por haber accedido a responder estas preguntas. ¿Qué es lo que te llevó a escribir una novela de género histórico?

Marian Rivas: Muchas gracias a ti por darme la oportunidad de hablar sobre mis trabajos literarios. El género histórico es mi favorito como lectora y escritora, lo que no quita para que me acerque a otros, pero siempre he sentido cierta fascinación por las épocas pasadas, supongo que se debe a que no las he vivido y esta es una manera de adentrarme en ellas.

B: En Lágrimas de amor y guerra hay dos partes claramente diferenciadas: aquella en el presente de Beatriz y Adam, en los años ochenta, y la que se centra en la época del nazismo y la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuál de las dos te llevó más trabajo escribir?

MR: Ambas épocas tuvieron sus dificultades a la hora de plasmarlas en el papel. Si bien es cierto que de la Segunda Guerra Mundial hay mucha información acerca de los avances militares y del mundo del espionaje, apenas encontré referencias sobre la vida cotidiana en una ciudad alemana asolada por la contienda, y esa era una parte esencial de la obra y que necesitaba reflejar con mucha fidelidad, por lo que tuve que emplearme a fondo para rescatar datos. La parte de los años ochenta fue algo más sencilla, pero si es verdad que tuvo algunos aspectos algo complicados.

B: En relación también con la pregunta anterior, ¿con la creación de cuál de las dos disfrutaste más?

MR: Sin duda con la recreación de la vida de Magda, la protagonista en la Alemania nazi y su faceta de espía.

B: Para escribir novela histórica, hay que llevar a cabo un arduo proceso de documentación. Además de conocer los hechos que acontecieron en el pasado, es importante empaparse de la sociedad en la que tiene lugar la trama. Cuéntanos un poco cómo fue este proceso para ti.

MR: Como dices, es un proceso arduo y complicado que me llevó un par de años, ya que soy una persona muy concienzuda y me gusta plasmar con la mayor perfección posible la etapa de la historia que trato de recrear. Para ello recopilé numerosa información procedentes de bibliotecas, hemerotecas, documentales, etc, que me ayudaron a recrear aquellos años, así como entrevistas con personas que vivieron en Alemania y luchaban contra el nazismo. Fue muy gratificante a pesar de la complicación de ordenar y clasificar toda la información recogida para adaptarla a la trama.

B: ¿Y hay alguna razón por la que eligieras esta época en concreto?
MR: Siempre me ha fascinado la Segunda Guerra Mundial a la hora de contar historias, pues creo que al margen de la crueldad que supuso por las atrocidades que todos conocemos, da mucho juego para ambientar historias de espías y amores imposibles.

B: Inevitablemente, tengo que preguntarte por Cristina Durán. Es un personaje muy “peculiar” a lo largo de todo el desarrollo. ¿Tenías claro que necesitabas un personaje así para esta historia? ¿Te inspiraste en alguien para crearla?

MR: La verdad es que sí, no podría decir de quien se trata, pero sí que es una persona que conozco muy de cerca y cuya personalidad me sirvió de base para crear a la malvada por excelencia de mi novela.

B: Todos los personajes del libro tienen sus luces y sus sombras. Es decir, los malos no son absolutamente malos y los buenos no son perfectos. ¿Qué supuso para ti mostrar la humanidad de quienes se supone que no la tienen, y los trapos sucios de aquellos más cercanos al lector?

MR: Yo pienso que las personas no son perfectas ni siquiera en su bondad, pero creo que incluso cuando tus actos son rechazables siempre hay algo que te puede hacer cambiar, en eso radica la capacidad de perdonar o arrepentirse. Así Adam, Nuria, Miguel o Cristina pueden tener dos tipos de lectura.

B: Mójate un poquito: ¿quién es tu personaje favorito de Lágrimas de amor y guerra?

MR: A todos y cada uno les tengo un cariño especial, por una cosa u otra, sean malos o buenos, puesto que incluso un personaje malvado tiene muchas más dificultades para hacerlo creíble, pero si tengo que elegir me quedaría con dos: con Magda, por su valentía y su fuerza, porque tiene el coraje que a mí me gustaría tener en algunas situaciones, pero también con Beatriz, su hija, porque quien me conoce y se ha leído la historia, dice que se parece mucho a mí y es verdad.

B: ¿Hubo alguna parte especialmente dura de escribir?

MR: El final de la parte de los años ochenta, no estaba segura de que la decisión que tomó Beatriz a nivel personal fuese la adecuada. Como he dicho en la pregunta anterior, ese personaje tiene mucho de mí y yo creo que nunca habría actuado como ella, pero tras mucho pensarlo creí que era lo más adecuado al desarrollo del personaje.

B: A lo largo de la trama en el presente de Beatriz y Adam existe bastante intervención de abogados. ¿Conocías el tema de antemano o te documentaste para el libro?

MR: Los conocía de antemano, ya que, debido a mi profesión de Diplomada en Relaciones Laborales, poseo bastantes conocimientos jurídicos y estoy familiarizada con estos temas, aunque no sea a nivel penal, como en la novela. No obstante cuento con abundante bibliografía de derecho que me ayudó a ello.

marlyly
Imagen: antiwarsongs.org

B: Si tuvieras que ponerle banda sonora a esta historia, ¿qué canciones elegirías?
MR: Esta sí que es una pregunta complicada, nunca me la había planteado, no sabría decirte exactamente el título de una canción, quizás te diría Lili Marleen, que fue un hito en aquellos años y llegó a estar prohibida.

B: Y en cuanto a ti como escritora, ¿eres de las que escriben con música o necesitas silencio absoluto para concentrarte?

MR: Depende del momento, por lo general escribo en silencio, pero muchas veces me pongo música clásica o canciones instrumentales para no desconcentrarme.

B: ¿Tienes alguna manía o ritual a la hora de escribir?

MR: Me gusta estar sola en la habitación, y si es por la tarde con una taza de té. Cuando voy a escribir una escena de amor siempre lo hago escuchando la canción In the mood for love (Deseando amar) perteneciente a la banda sonora de la película con el mismo título.

B: ¿Qué crees que tiene que tener una buena historia para enganchar al lector?

MR: Personajes interesantes, ritmo ágil y una trama bien trabajada.

B: ¿Cuáles son los próximos proyectos literarios que tienes en mente?

MR: Voy a reeditar en un par de meses mi segunda novela titulada El Secreto de Evelyn, una historia de amor interracial ambientada en la época de la esclavitud norteamericana. También me encuentro escribiendo mi tercer cuento infantil y mi tercera novela, ambientada en la posguerra española.

2 comentarios:

  1. La verdad es que tal y como la cuentas y el entusiasmo que pones al hacerlo, tiene que ser una historia mucho mas que interesante. La haces atrayente. Y la entrevista me encanta.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la reseña, el libro parece muy interesante y la entrevista genial. Me lo apunto para próximas lecturas

    ResponderEliminar